A partir de la Pandemia: preparar nuestra ciudad para siempre

by Diàlegs a la Riba del Besós
6 meses ago
79 Views

Santa Coloma es, sin duda, una de las ciudades más castigadas por la pandemia. Y no se trata de un tema de suerte o de mala suerte, más bien uno de los factores que ha influido negativamente tiene mucho que ver con la estructura urbanística de nuestra ciudad. Santa Coloma sigue siendo una de las ciudades de mayor densidad de Catalunya, calles estrechas, aceras donde un carrito de la compra o un coche de bebés a penas pueden pasar, pisos pequeños y una alta movilidad de las vecinas y vecinos. Todo ello, ayuda a la concentración estrecha entre vecinos y apunta a que nuestra ciudad objetivamente ayuda a la expansión del virus.

Es hora de replantearnos como es y cómo debería ser el uso del espacio público, el uso de las calles. Repensar la ciudad con el objetivo de reducir la contaminación, incrementar la limpieza, conseguir espacios más verdes y saludables. Donde sea posible, peatonalizar calles y destinar más carriles para el uso de las bicicletas, tanto las de uso privado como las de servicio público. Programar un uso diferente, cuando sea posible, de algunas calles, reduciendo la velocidad a un máximo de 30 km/h y cerrando la circulación de vehículos privados, principalmente los días festivos, para destinar la calle al paseo de los ciudadanos.

En el anterior debate de Diàlegs a la Riba del Besòs se explicó el ejemplo de París, que plantea como futuro ” la ciudad de los 15 minutos”, que equivale a tener cerca, aproximadamente a unos 15 minutos del domicilio de cada habitante, la mayoría de los servicios. En Santa Coloma deberíamos planificar cómo cada uno de los barrios debería ofrecer los máximos servicios esenciales para los vecinos, (guarderías, escuelas, institutos, parques de proximidad, bibliotecas, residencias para la gente mayor, comercios, centros cívicos, espacios de ocio, transporte, etc.). En nuestra ciudad. al ser pequeña, no sería difícil organizarnos dando protagonismo a la proximidad entre barrios.

Conseguir una ciudad más amable significa reducir el ruido, reducir los desplazamientos innecesarios, promover el uso social de los parques, del rio y de la Serra de Marina. De esta forma reduciríamos el estrés que la ciudad provoca y evitaríamos en parte el riesgo de las infecciones que provocan los virus.

Alguna de las medidas que ahora se están tomando, o se quieren tomar, contra la pandemia en nuestra ciudad, deberían permanecer en el futuro. Para ello debemos presentar un programa cuyo primer punto sea la concienciación ciudadana. El segundo punto sería la necesidad de unidad y de consenso para afrontar de forma colectiva la transformación de la ciudad. Para conseguir este objetivo del uso del espacio público con una mirada ecológica y sostenible, debemos contar con el rol de todos los barrios de la ciudad. Pensando al mismo tiempo en como implementar medidas para paliar la crisis económica y la problemática social que la pandemia ha provocado en muchas familias.

Ferran Saro mayo 2020, Santa Coloma de Gramenet

Etiquetas: , , ,

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *